Presenté un balance panorámico del vertiginoso año, en mi columna de Univision Noticias.

Pues sí, no es exagerado decir que en 2017 caben varios años. Solo el inicio del período de Trump ha dejado agotado a Washington, a la prensa, a sus propios seguidores y a los “factcheckers”. El caos fabuloso de internet, los embrollos geopolíticos con Rusia o China, la rebelión contra el silencio ante el acoso sexual, la energía del activismo, los robots, la inundación de noticias falsas…

Para principios de diciembre eMarketer calculó el número de usuarios de internet en 3,4 mil millones en todo el mundo. Es decir, 46% o poco menos de la mitad de la población total. Para 2018 la palabra que describirá el crecimiento de uso de la red tiene un nombre: “móvil”, casi 80% de los usuarios de internet tienen dispositivos y acceso móviles. Muchos observadores ya no ven espacio de crecimiento para dispositivos que no sean portátiles.

Respecto a los social media, un reporte de Mashable en agosto ya ubicaba el número de usuarios de redes en 3 mil millones. Es decir, casi 9 de cada 10 usuarios de la gran red tienen al menos una cuenta en redes sociales. Según Statista para agosto de 2017 las más usadas son Facebook (2 mil millones), YouTube (1,5 mm), Whatsapp (1,3 mm) y Facebook Messenger (1,3 mm).

El Yin y el Yan de los Social Media

Ya conocemos las bondades de los social media: Nos conectan rápida y fácilmente con familiares y amigos; nos permiten encontrar conocidos con quienes no intercambiábamos desde la primaria, dan espacio para la libre expresión y nos facilitan una audiencia, de paso.

Pero en 2017 surgieron voces de alarma por los efectos nocivos de estas redes que consumen tanto de nuestro tiempo. Por ejemplo Chamath Palihapitiya, quien fue alto ejecutivo de Facebook, lamentó su participación en una herramienta que “está desgarrando el tejido social”. Denunció que “los ciclos de retroalimentación a corto plazo impulsados por la dopamina que hemos creado están destruyendo el funcionamiento de la sociedad. Sin discursos civiles, sin cooperación, con desinformación, con falsedad”.

Ciertamente, hay mucha trivialización, ligereza y poca rigurosidad en la mayor parte de la información que se produce y comparte en las redes.

Otro disidente fue Sean Parker (¿recuerdan Napster?), quien estuvo en el nacimiento de Facebook pero también ha sentido que no se previeron las consecuencias de tener audiencias de miles de millones de usuarios. Parker criticó cómo Facebook “probablemente interfiere en la productividad en formas muy raras” y también se preocupó por los efectos del intercambio en social media para el cerebro de los jóvenes.

Siga leyendo en Univision Noticias

Comentarios

------------------