A prácticamente dos semanas de las elecciones del 8 de noviembre, los números señalan una tendencia. Veremos si se mantiene u ocurre algo inesperado que la cambie.

Es posible que el tercer debate haya sellado el “momento” de la campaña. De lejos el más confrontacional de una serie poco amistosa de encuentros. Con una campaña firmemente abrazada a su base, en medio de deserciones y sin levantar en las encuestas, era la última oportunidad de que Donald Trump recuperara terreno. Y ante una audiencia de 70 millones de estadounidenses, la oportunidad estaba servida.

Y empezó bien, mantuvo la calma, se aferró a los tópicos, iba encaminado a su mejor debate. Eso por casi media hora. Luego, Trump comenzó a perder la compostura, a interrumpir a Clinton y cometió lo que analistas y expertos consideran dos errores capitales en ese intercambio: llamó a su rival “A nasty woman” y rechazó comprometerse a aceptar los resultados electorales.

Al día siguiente clavó más profundamente la daga (muchos dicen que en su propio cuerpo) al declarar que sí se comprometía a aceptar los resultados… si gana. Está por verse.

¿Qué dicen y qué no dicen las encuestas?

La encuesta CNN/ORC post debate dio ganadora a Clinton 52% a 39%, e igual otras con similares resultados. La mayoría de las encuestas en línea dieron ganador a Trump. ¿Por qué? Las encuestas muestrales buscan grupos que representen al electorado en cantidad y composición, por eso son más precisas y de impacto más largo en el tiempo.

Las “online polls” no son propiamente encuestas. Son pequeños programas que se insertan en una página web y la gente puede votar varias veces, aleatoriamente, incluso sin ser estadounidense y hay servidores “robots” capaces de agregar muchos votos. Pero dentro de su imprecisión, marcan el entusiasmo del momento y prueban que los seguidores de Trump son más reactivos e involucrados.

Pero más que las encuestas puntuales, yo sigo los agregados y promedios acumulados, expresados en probabilidad de ganar, voto popular o votos de colegios electorales.

Al momento de escribir esta nota (20 de octubre), Hillary Clinton -a pesar de los emails filtrados- sostiene una ventaja de +6.4 puntos según RealClearPolitics.com, que promedia las encuestas nacionales. No obstante, Donald Trump -a pesar del escándalo del autobús y las acusaciones de abuso sexual- se mantiene ligeramente entre el margen de error y en algunas regionales incluso ha subido ligeramente. Algunos expertos ubican ese margen en 4 puntos, otros afirman que en una confrontación tan atípica es realmente de 6 o más puntos.

 

Las encuestas hay que verlas con cuidado. Dependen de muchos factores: quién las hace; en qué momento; a quiénes entrevistan; qué preguntas hacen y qué método de análisis aplican. Por eso puede haber resultados dispares, aunque al contemplar el panorama general los márgenes y los promedios siempre dan una imagen más coherente si la vemos lo suficientemente desde arriba y en un rango de tiempo amplio.

Aquí presento una recopilaciones que hice el 20 de octubre, con el foco en los agregados o promedios, como los de RealClearPolitics, expresado en puntos porcentuales. Aquí Clintos exhibe una ventaja de 6.4 puntos.

FiveThirtyEight.com es uno de mis favoritos. Manejado por el célebre estadístico Nate Silver, quien ha predicho exitosamente las últimas 3 elecciones nacionales. Se expresa como porcentaje probabilístico diario. La lectura del 20 de octubre arroja una probabilidad de 86.9% de que Clinton logre la presidencia. Ese dato cambia de acuerdo con las encuestas nacionales que se cotejan.

fivethirtyeight

Otros datos que ofrece este sitio incluyen el seguimiento de los resultados, expresados en probabilidad de ganar; en voto popular o votos de colegios electorales. Esto es crucial para observar las tendencias, si son oscilantes, cíclicas o sostenidas. A pocas semanas del 9 de noviembre, si los cambios en las tendencias no son muy marcados, es muy probable que se mantengan los actuales.

En el gráfico de seguimiento de `posibles votos electorales, de seguir la tendencia Hillary Clinton ganaría con 342 votos electorales, sustancialmente más que los 270 necesarios. Si observamos las puntas de las curvas, vemos que tienen a separarse. Es decir, que la diferencia podría ampliarse.

captura-de-pantalla-2016-10-25-a-las-12-06-27-pm

El agregado de Financial Times se expresa como promedio diario. Dado que cada medio aplica metodologías distintas, la de FT otorga a Clinton 262 votos de colegios electorales vs 181 de Trump. Esta diferencia con la Nate Silver se debe a que incluyen a los llamados “battleground states”, los estados que pueden oscilar hacia un candidato u otro y distribuyen la .

finantial-times

Probablemente allí se esconden las famosas “mayorías silenciosas”, que no manifiestan sus intenciones bien porque no quieren que se sepa o porque no han decidido aún.

Entonces

Es, pues, un mundo fascinante e incierto. La ciencia se acerca pero no puede predecir sin margen de error, sobre todo en un proceso tan complejo como la elección presidencial de la mayor democracia del mundo desarrollado.

Buena parte del electorado ya ha decidido por quién votar, o si vota o no. Puede haber sorpresas, pero dependerán de eventos realmente fuera de lo común. Si la tendencia continúa el resultado está dibujado en los resultados de la mayoría de las mediciones.

– Fernando Nunez-Noda, publicado en Doral Times, el 27/Oct/2016. Imagen de esta versión: FNN.


Un dossier en Storify:

Comentarios

------------------