Neutralidad de Internet (Univision)

Neutralidad de Internet (Univision)

En mi artículo semanal de Univision Noticias me refiero al polémico tema de la revocatoria de la neutralidad en la red.

¿Qué pasó?

El 14 de diciembre de 2017, en votación de 3-2, la Federal Communications Commission (FCC) de EEUU ha decidido revocar la llamada Net Neutrality (NN) o “neutralidad de la red”. Estaba contenida en el Título II de la Ley de Comunicaciones, aprobado en 2015 por la Administración de Obama.

¿Qué significa la Net Neutrality o Neutralidad de la Red?

En esencia, que no importa quién sea el usuario, ni dónde esté, ni cómo se conecte, los proveedores de acceso a internet están obligados a ofrecer el canal en las mismas condiciones para todos. El website de una empresa transnacional corre por el mismo canal que el de una maestra de manualidades en un pueblo de Tennessee. Si uno carga más rápido que el otro es por virtudes del sitio web mismo, no porque en la autopista se le dé a uno trato preferencial sobre el otro.

La NN no tiene que ver directamente con contenido, sino con el canal que traslada los bits entre servidores y dispositivos, como el que usa usted para leer esto. La neutralidad ha dado oportunidad, vitalidad y espacio a la creatividad en internet. Los innovadores o emprendedores, como Mark Zuckerberg o Elon Musk; o los activistas defensores del ambiente por mencionar algunos, empezaron sus proyectos desde una computadora en un garaje o un dormitorio universitario y un internet económicamente accesible. Léase “barato”.

Tim Berners-Lee, el creador de la World Wide Web, dijo sobre la NN en 2006: “La neutralidad de la red es muy importante. Permite un mercado justo. Sí, la regulación para mantener Internet abierto es regulación. Y, ciertamente, Internet se nutre de la falta de regulación. Pero algunos valores básicos deben ser preservados. La democracia depende de la libertad de expresión. La libertad de conexión, con cualquier aplicación, a cualquier parte, es la base social fundamental de internet y, ahora también de la sociedad basada en ella.”

Vale decir que la NN es altamente popular. Una encuesta reciente de la Universidad de Maryland revela que 83% de los estadounidenses no aprueba la decisión del FCC. Más interesante es encontrar que 80% de quienes se identificaron como republicanos apoya la NN.

Siga leyendo en Univision Noticias


Lo Verdadero de las Noticias Falsas (Univision Noticias)

Lo Verdadero de las Noticias Falsas (Univision Noticias)

En artículo para Univision Noticias trato las “fake news”, que junto al amarillismo, los rumores, leyendas urbanas y teorías conspiratorias se han convertido en una nueva fuerza de distorsión en la comunicación social. Reviso qué son, cómo actúan, quiénes las fomentan o tratan de contenerlas y qué hacer para revertirlas.

¿Palestina reconoció a Texas como parte de México? ¿Retiró la Reina Isabel a los Obama de la lista de invitados de boda de su nieto Harry? ¿Aparecieron decenas de cadáveres en una playa de Cancún? ¿Revirtió Donald Trump los perdones que Obama había dado a varios pavos en Thanksgiving y ordenó que fueran cocinados de inmediato?

Si el mundo no se ha vuelto loco, las respuestas a todas esas preguntas son negativas. Sin embargo, rodaron y fueron compartidas por portales, blogs, foros y redes sociales. Las menciono porque vi que amigos míos las compartieron como auténticas en Facebook. Un vistazo rápido en la web me mostró dos cosas: que eran falsificadas y que mis amigos simplemente las dieron por veraces. Un caso de “noticias falsas” o, como nacieron en inglés: “fake news”.

Y son famosas. De acuerdo con los editores del diccionario Collins, en el Reino Unido, la frase en inglés del año es fake news, que vio su uso aumentar un “sin precedentes” 365% desde 2016. Ellos lo definen como “información falsa, a menudo sensacional, diseminada bajo la apariencia de reportaje noticioso”. Mentira no es.

Las noticias falsas, como tema, saltaron a los titulares a partir de marzo de 2016, cuando Donald Trump lanzó su candidatura. Google Trends nos muestra que luego del lanzamiento de Donald Trump en marzo de ese año, se dispararon las búsquedas sobre fake news y sus derivados: rumores, “hoaxes”, leyendas urbanas, amarillismo, medias verdades, folklore y otras especies.

Elegí el gráfico mundial, aunque el de EE.UU. es sorprendentemente parecido, lo cual parece confirmar que las fake news son un fenómeno gestado y parido en la nación de William Randolph Hearst y Joseph Pulitzer.

En el gráfico, el interés por fake news -a escala mundial- es glacial al tiempo de la postulación de Donald Trump a la presidencia, muy por debajo de 25% de las búsquedas del año. Un semestre después, del 6 al 12 de noviembre de 2016 se dispara casi en vertical y en una semana sobrepasa el 60% de las búsquedas.

¿Qué pasó en esa semana? Pues, los días previos a la elección presidencial y el triunfo mismo de Trump el 9 de noviembre. Esa búsqueda surgió y creció esa semana. Desde entonces el interés por fake news sube y tiene picos elevados como en enero 14, 2017 (votos de la cámara baja para comenzar a desmantelar ObamaCare); diciembre 10, 2016 (la CIA concluye que hubo intromisión rusa en las elecciones) o febrero 12, 2017 (nuevas alegaciones de influencia rusa en las elecciones) y julio 1, 2017 (otro intento de repeler Obamacare).

Siga leyendo en Univision Noticias


El Hacker Nuestro de Cada Día (Univision Noticias)

El Hacker Nuestro de Cada Día (Univision Noticias)

En artículo para Univision Noticias hablo de los exploradores y piratas informáticos, que siempre han querido permanecer ocultos y ahora están en el centro de la opinión pública. Es hora de acercarnos a estos misteriosos personajes, antes que ellos se acerquen a nosotros.

Abro Google News, busco “hacker”. Las noticias me saltan en la cara. Uno ruso, condenado en Atlanta a 27 años de cárcel por delitos informáticos, recibe 14 años adicionales por un robo de identidades de más de $50 millones. En otros casos, un canadiense se declara culpable de hackear unas 3 mil millones de cuentas de Yahoo entre 2013 y 2016 (hasta ahora el mayor robo de datos) y otro ruso es condenado en Nevada por una estafa en línea de $50 millones.

Veo que expertos recomiendan que las votaciones en EEUU vuelvan a ser manuales, dado que las máquinas electorales han sido objeto de intentos de entrada ¡en 21 estados! Hackers rusos, por si preguntan. Homeland Security ha advertido a los estados que a las máquinas pueden introducirse “malware”, software invasor que altera su funcionamiento (y resultados).

(En el buscador de Google, la palabra genera 229 millones de resultados.)

Por eso cuando leemos o escuchamos la palabra “hacker” temblamos, pensamos en delincuentes. Pero no siempre fue así. Normalmente el término, que comenzó a usarse hace unos 50 años, se refería a programadores computacionales que “picaban” y recomponían código para rehacer programas y adaptarlos a sus necesidades. Bill Gates fue un hacker, Steve Jobs también. Ni qué decir de Tim Berners-Lee, creador de la World Wide Web.

Para no entrar en tipificaciones aburridas, digamos que hay tres tipos de hackers: los de Sombrero Negro (aquellos que causan trastornos, roban o sabotean sistemas); Sombrero Blanco (trabajan éticamente con código, a veces para reparar sistemas “jaqueados”) y los de Sombrero Gris (son éticos o antiéticos según el cristal con que se miren). Por ejemplo, Julian Asange de Wikileaks es un criminal para algunos, un héroe para otros.

He conocido y trabajado con muchos hackers de sombrero blanco y gris. He aprendido una cosa o dos con ellos. No corresponden al cliché del nerd disfuncional con acné pero, la verdad, en la mayoría de los casos tampoco son los chicos populares y extrovertidos. Lástima que el concepto ha pasado, por así decirlo, al lado oscuro de la fuerza y llegado a denotar solamente a quienes usan tal pericia para entrar e intervenir sistemas ajenos, para robar datos o causar daños de diversos tipos.

Para simplificar, usaré un calco semántico del término “hacker” y escribiré el verbo como “jaquear”, que el DRAE atribuye a dar jaque mate en ajedrez. Pero ampliaré su significado a la acción del hacker porque, sea lo que sea, suena muy bien y en el mundo hispano de EEUU nos tomamos esas licencias.

No todo hacker es creado igual

De 2016 Hackmagedon reporta 1.061 ataques cibernéticos de gran magnitud. Dominan los cibercrímenes (72%), es decir, robo de datos de usuarios para ser vendidos en el mercado negro, o de credenciales de tarjetas de crédito para sustraer dinero directamente, o robo de identidad al apropiarse de números de seguro social y similares. En septiembre de 2017 rompió el celofán la noticia de que a la empresa Equifax, le había sustraído información de crédito de 143 millones de usuarios.

(Por cierto que en 2017, hacia mayo, muchos quisieron llorar o lloraron con el Wannacry, un ataque mundial a +230 mil computadoras en 150 países, de tipo “ramsonware”, es decir, secuestro. Si el “malware” penetraba el sistema, encriptaba la data y la hacía inusable. Para destrabar este embrollo los hackers solicitaban entre $300 y 600 en Bitcoins. Que se sepa, al menos unos $130 mil fueron pagados.)

Sin duda, la delincuencia informática es el renglón dominante del hacking. En los EE.UU. hay un marco legal que prohíbe el “jaqueo”. La 18 U.S.C. § 1029 tipifica “la creación, distribución y uso de códigos y dispositivos que dan a los piratas informáticos el acceso no autorizado a sistemas.” Pero, a la vez, la ley solo penaliza en caso de que un código se use para defraudar, robar o entrar a un sistema sin autorización. La mera posesión y distribución del código no es imputable.

Siga leyendo en Univision Noticias


La Era de los Chicos Malos (Univision)

La Era de los Chicos Malos (Univision)

El anti-héroe, el disruptivo quieren pasar o están pasando de la cultura popular a los palacios de gobierno. Eso plantea en mi más reciente artículo en Univision Noticias. ¿Qué produce esta atracción fatal por el “tremendo” desde las aulas de bachillerato hasta las urnas electorales? ¿Por qué los mileniales tienen esa fascinación por el socialismo? ¿En qué se parecen líderes populistas como Donald Trump y Hugo Chávez?

La semana pasada en un parque de Orlando observé algo que me dejó pensando. Durante una escenificación de Star Wars donde ganaron los “buenos”, se le pidió al público que votara vía SMS junto a qué bando preferiría pelear (que es una forma de decir de qué lado estaban). El resultado dio una ventaja ¡al Imperio! de 52% contra 48%.

Al menos dos tercios de ese público llevan la etiqueta demográfica de “millennials” o simplemente “mileniales”. ¿Debe extrañarnos que prefieran al Imperio de Darth Vader sobre la sana paz de Luke Skywalker?

El indiscreto encanto de la picardía

Hay algo en la gente bribona (o abiertamente mala) que atrae a muchos, un je-ne-sais-quois más común de lo que imaginamos. Llaman la atención, mueven los juguitos internos de la gente. Los traviesos, los disruptivos, incluso los déspotas son muy populares, buscados y glorificados. A veces más que los héroes.

Siguiendo con el mundo fantástico de los superhéroes, abundan los ejemplos: Lex Luthor tiene el coco rapado pero gana muchas preferencias secretas. En cambio Supermán todavía no logra cuadrar con Luisa Lane. En la franquicia del murciélago enmascarado, Gatúbela es decenas de veces más popular que ¿cómo se llama? ¡Ah, Batichica!

En Latinoamérica no es diferente: Machete es un héroe con el que no querrás tener un desacuerdo y el Zorro tiene lo suyo de revoltoso y malandrín, al igual que Hans Solo o Deadpool al norte del Río Grande.

Siga leyendo en Univision Noticias


 

Sobre la Filtración de los Papeles del Paraíso (Datos)

Sobre la Filtración de los Papeles del Paraíso (Datos)

Statista nos muestra cuán profunda y amplia fue la filtración de 1.4 Terabytes de datos financieros de los llamados “Documentos del Paraíso” de Niall McCarthy:

Las actividades impositivas de figuras prominentes en el mundo de los negocios, la política, el entretenimiento y el deporte se han revelado en una filtración masiva llamada “Paradise Papers” (Papeles del Paraíso). Con 1.4 terabytes de tamaño, el tesoro contiene 13.4 millones de archivos y fue hecho público por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación. La fuga se centra en un bufete de abogados llamado Appleby que tiene oficinas en Bermuda, las Islas Caimán, las Islas Vírgenes Británicas, la Isla de Man y las Islas del Canal.

La lista de los expuestos incluye el patrimonio privado de la reina Isabel de Inglaterra, un asistente del primer ministro canadiense Justin Trudeau y la estrella de rock irlandesa Bono, por nombrar solo algunos. La filtración ha ilustrado cómo el sistema financiero extraterritorial está estrechamente conectado con la política global, gigantes corporativos e individuos notables que poseen vastos niveles de riqueza privada. “The Paradise Papers” viene inmediatamente después de otras fugas de datos notables. El más famoso sigue siendo el Panama Papers (Los Papeles de Panama) del año pasado, que fue absolutamente masivo en comparación con 11,5 millones de documentos y un tamaño de datos de 2,6 terabytes.

Para poner esto en perspectiva: eso es 1.500 veces más datos que el vertedero de cables diplomáticos de EEUU de Wikileaks en 2010. Los documentos Paradise Papers son la segunda filtración de datos más grande hasta la fecha a 1,4 terabytes. La compañía en el centro de la tormenta, Appleby, ha negado haber cometido un delito por sí misma o por cualquiera de sus clientes. El cuadro, en inglés:

Statista / NK


Ilustración inicial: composición de Neorika.

How Big was the Paradise Papers Leak? (Data)

How Big was the Paradise Papers Leak? (Data)

Statista shows us how profound and wide was the leakage of 1.4 Terabytes of financial data from the so-called “Paradise Papers” by Niall McCarthy:

The tax activities of prominent figures in the world of business, politics, entertainment and sport have been revealed in a massive leak called the Paradise Papers. 1.4 terabytes in size, the trove contains 13.4 million files and it was made public by the International Consortium of Investigative Journalists. The leak focuses on a law firm called Appleby which has offices in Bermuda, the Cayman Islands, the British Virgin Islands, the Isle of Man and the Channel Islands. The list of those exposed includes the Queen’s private estate, an aide of Canadian Prime Minister Justin Trudeau and Irish rock star Bono, to name just a few. The leak has illustrated how the offshore financial system is tightly connected to global politics, corporate giants and notable individuals holding vast levels of private wealth.

The Paradise Papers comes hot on the heels of other notable data leaks. The most famous is still last year’s Panama Papers which was absolutely massive by comparison with 11.5 million documents and a 2.6 terabyte data size. Just to put that into perspective: that’s 1,500 times more data than Wikileaks’ dump of U.S. diplomatic cables in 2010. The Paradise Papers are the second-largest data leak to date at 1.4 terabytes. The company at the centre of the storm, Appleby, has denied any wrongdoing by itself and any of its clients.

Statista / NK


Initial illustration: Composition by Neorika.