Internet le ha Inyectado Esteroides al Activismo (Univision)

Internet le ha Inyectado Esteroides al Activismo (Univision)

Con motivo del Día de Martin Luther King, escribí sobre el ciberactivismo en mi columna de Univision Noticias. En las redes hay mucho caos, campañas triviales, causas con agendas ambiguas, deseos de figuración y una mente colectiva volátil y olvidadiza. Por eso el ciberactivismo efectivo primero debe lograr impacto e involucramiento para luego llegar a su objetivo final: el logro de cambios sociales.

En el Día de Martin Luther King me pregunto: ¿Qué hubiera tuiteado este pastor bautista con un móvil en la mano? ¿Qué portafolio en Pinterest tendría el fotógrafo Ansel Adams para hacer lobby en el Congreso por la protección de zonas boscosas silvestres? ¿Qué blog hubiera abierto la mexicana Sor Juana Inés de la Cruz, poeta y luchadora por la igualdad femenina en el siglo XVII? ¿Qué petición invitaría a firmar el otro Martín Lutero, aquél del cual King tomó el nombre, cuando propuso sus tesis de reforma de la Iglesia en el siglo XVI?

No había internet entonces, pero en las últimas dos décadas la gran red sí le ha dado voz, canal y audiencia a millones. Poco más de media población mundial tiene acceso a la World Wide Web, las apps móviles u otras formas de conectarse y usarlo.

Eso multiplica el alcance de un ciudadano como nunca antes. Un tuit no hace montañas pero bastó uno solo de la actriz Alicia Milano para lanzar el #metoo en Twitter. 68 mil retuits en pocas horas. En Facebook produjo unos 12 millones de posts. Y lo más interesante es que se activó la campaña más efectiva en denuncia del acoso sexual hasta ahora. Ha salpicado a los medios, la industria del entretenimiento y los pasillos de congresos y casas blancas. Pero sobre todo, la vida de personas en ambos lados del abuso.

Uno que hubiera gustado al reverendo Luther King, el hashtag #BlackLivesMatter, fue tuiteado 41 millones de veces en 2015, con unos 100 mil links a sitios web. Hasta una subcampaña, #Ferguson, logró por sí misma 21,6 millones. #BlackLivesMatter, concebida para los social media, pasó a ser un grito de lucha repetido por ciudadanos y líderes políticos. Una corta frase sin espacios intermedios y un signo numeral es capaz de aglutinar voluntades bajo una consigna y aplicarla más allá de las computadoras y datos digitales. En 1963 hubiera sido #Ihaveadream

Pero como todo en la cibersociedad, las cosas útiles y populares tienen su lado complicado o paradójico. Después de todo son humanos quienes manejan las redes y también crean los problemas que motivan el activismo. En las redes hay mucho caos, campañas triviales, causas con agendas ambiguas, deseos de figuración y una mente colectiva volátil y olvidadiza. Por eso el ciberactivismo efectivo primero debe lograr impacto e involucramiento. Luego, idealmente, propiciar los cambios que promueve en bits.

Siga leyendo en Univision Noticias


Cibersociedad y Tecnología en 2017 (Univision)

Cibersociedad y Tecnología en 2017 (Univision)

Presenté un balance panorámico del vertiginoso año, en mi columna de Univision Noticias.

Pues sí, no es exagerado decir que en 2017 caben varios años. Solo el inicio del período de Trump ha dejado agotado a Washington, a la prensa, a sus propios seguidores y a los “factcheckers”. El caos fabuloso de internet, los embrollos geopolíticos con Rusia o China, la rebelión contra el silencio ante el acoso sexual, la energía del activismo, los robots, la inundación de noticias falsas…

Para principios de diciembre eMarketer calculó el número de usuarios de internet en 3,4 mil millones en todo el mundo. Es decir, 46% o poco menos de la mitad de la población total. Para 2018 la palabra que describirá el crecimiento de uso de la red tiene un nombre: “móvil”, casi 80% de los usuarios de internet tienen dispositivos y acceso móviles. Muchos observadores ya no ven espacio de crecimiento para dispositivos que no sean portátiles.

Respecto a los social media, un reporte de Mashable en agosto ya ubicaba el número de usuarios de redes en 3 mil millones. Es decir, casi 9 de cada 10 usuarios de la gran red tienen al menos una cuenta en redes sociales. Según Statista para agosto de 2017 las más usadas son Facebook (2 mil millones), YouTube (1,5 mm), Whatsapp (1,3 mm) y Facebook Messenger (1,3 mm).

El Yin y el Yan de los Social Media

Ya conocemos las bondades de los social media: Nos conectan rápida y fácilmente con familiares y amigos; nos permiten encontrar conocidos con quienes no intercambiábamos desde la primaria, dan espacio para la libre expresión y nos facilitan una audiencia, de paso.

Pero en 2017 surgieron voces de alarma por los efectos nocivos de estas redes que consumen tanto de nuestro tiempo. Por ejemplo Chamath Palihapitiya, quien fue alto ejecutivo de Facebook, lamentó su participación en una herramienta que “está desgarrando el tejido social”. Denunció que “los ciclos de retroalimentación a corto plazo impulsados por la dopamina que hemos creado están destruyendo el funcionamiento de la sociedad. Sin discursos civiles, sin cooperación, con desinformación, con falsedad”.

Ciertamente, hay mucha trivialización, ligereza y poca rigurosidad en la mayor parte de la información que se produce y comparte en las redes.

Otro disidente fue Sean Parker (¿recuerdan Napster?), quien estuvo en el nacimiento de Facebook pero también ha sentido que no se previeron las consecuencias de tener audiencias de miles de millones de usuarios. Parker criticó cómo Facebook “probablemente interfiere en la productividad en formas muy raras” y también se preocupó por los efectos del intercambio en social media para el cerebro de los jóvenes.

Siga leyendo en Univision Noticias

Neutralidad de Internet (Univision)

Neutralidad de Internet (Univision)

En mi artículo semanal de Univision Noticias me refiero al polémico tema de la revocatoria de la neutralidad en la red.

¿Qué pasó?

El 14 de diciembre de 2017, en votación de 3-2, la Federal Communications Commission (FCC) de EEUU ha decidido revocar la llamada Net Neutrality (NN) o “neutralidad de la red”. Estaba contenida en el Título II de la Ley de Comunicaciones, aprobado en 2015 por la Administración de Obama.

¿Qué significa la Net Neutrality o Neutralidad de la Red?

En esencia, que no importa quién sea el usuario, ni dónde esté, ni cómo se conecte, los proveedores de acceso a internet están obligados a ofrecer el canal en las mismas condiciones para todos. El website de una empresa transnacional corre por el mismo canal que el de una maestra de manualidades en un pueblo de Tennessee. Si uno carga más rápido que el otro es por virtudes del sitio web mismo, no porque en la autopista se le dé a uno trato preferencial sobre el otro.

La NN no tiene que ver directamente con contenido, sino con el canal que traslada los bits entre servidores y dispositivos, como el que usa usted para leer esto. La neutralidad ha dado oportunidad, vitalidad y espacio a la creatividad en internet. Los innovadores o emprendedores, como Mark Zuckerberg o Elon Musk; o los activistas defensores del ambiente por mencionar algunos, empezaron sus proyectos desde una computadora en un garaje o un dormitorio universitario y un internet económicamente accesible. Léase “barato”.

Tim Berners-Lee, el creador de la World Wide Web, dijo sobre la NN en 2006: “La neutralidad de la red es muy importante. Permite un mercado justo. Sí, la regulación para mantener Internet abierto es regulación. Y, ciertamente, Internet se nutre de la falta de regulación. Pero algunos valores básicos deben ser preservados. La democracia depende de la libertad de expresión. La libertad de conexión, con cualquier aplicación, a cualquier parte, es la base social fundamental de internet y, ahora también de la sociedad basada en ella.”

Vale decir que la NN es altamente popular. Una encuesta reciente de la Universidad de Maryland revela que 83% de los estadounidenses no aprueba la decisión del FCC. Más interesante es encontrar que 80% de quienes se identificaron como republicanos apoya la NN.

Siga leyendo en Univision Noticias


Lo Verdadero de las Noticias Falsas (Univision Noticias)

Lo Verdadero de las Noticias Falsas (Univision Noticias)

En artículo para Univision Noticias trato las “fake news”, que junto al amarillismo, los rumores, leyendas urbanas y teorías conspiratorias se han convertido en una nueva fuerza de distorsión en la comunicación social. Reviso qué son, cómo actúan, quiénes las fomentan o tratan de contenerlas y qué hacer para revertirlas.

¿Palestina reconoció a Texas como parte de México? ¿Retiró la Reina Isabel a los Obama de la lista de invitados de boda de su nieto Harry? ¿Aparecieron decenas de cadáveres en una playa de Cancún? ¿Revirtió Donald Trump los perdones que Obama había dado a varios pavos en Thanksgiving y ordenó que fueran cocinados de inmediato?

Si el mundo no se ha vuelto loco, las respuestas a todas esas preguntas son negativas. Sin embargo, rodaron y fueron compartidas por portales, blogs, foros y redes sociales. Las menciono porque vi que amigos míos las compartieron como auténticas en Facebook. Un vistazo rápido en la web me mostró dos cosas: que eran falsificadas y que mis amigos simplemente las dieron por veraces. Un caso de “noticias falsas” o, como nacieron en inglés: “fake news”.

Y son famosas. De acuerdo con los editores del diccionario Collins, en el Reino Unido, la frase en inglés del año es fake news, que vio su uso aumentar un “sin precedentes” 365% desde 2016. Ellos lo definen como “información falsa, a menudo sensacional, diseminada bajo la apariencia de reportaje noticioso”. Mentira no es.

Las noticias falsas, como tema, saltaron a los titulares a partir de marzo de 2016, cuando Donald Trump lanzó su candidatura. Google Trends nos muestra que luego del lanzamiento de Donald Trump en marzo de ese año, se dispararon las búsquedas sobre fake news y sus derivados: rumores, “hoaxes”, leyendas urbanas, amarillismo, medias verdades, folklore y otras especies.

Elegí el gráfico mundial, aunque el de EE.UU. es sorprendentemente parecido, lo cual parece confirmar que las fake news son un fenómeno gestado y parido en la nación de William Randolph Hearst y Joseph Pulitzer.

En el gráfico, el interés por fake news -a escala mundial- es glacial al tiempo de la postulación de Donald Trump a la presidencia, muy por debajo de 25% de las búsquedas del año. Un semestre después, del 6 al 12 de noviembre de 2016 se dispara casi en vertical y en una semana sobrepasa el 60% de las búsquedas.

¿Qué pasó en esa semana? Pues, los días previos a la elección presidencial y el triunfo mismo de Trump el 9 de noviembre. Esa búsqueda surgió y creció esa semana. Desde entonces el interés por fake news sube y tiene picos elevados como en enero 14, 2017 (votos de la cámara baja para comenzar a desmantelar ObamaCare); diciembre 10, 2016 (la CIA concluye que hubo intromisión rusa en las elecciones) o febrero 12, 2017 (nuevas alegaciones de influencia rusa en las elecciones) y julio 1, 2017 (otro intento de repeler Obamacare).

Siga leyendo en Univision Noticias


El Hacker Nuestro de Cada Día (Univision Noticias)

El Hacker Nuestro de Cada Día (Univision Noticias)

En artículo para Univision Noticias hablo de los exploradores y piratas informáticos, que siempre han querido permanecer ocultos y ahora están en el centro de la opinión pública. Es hora de acercarnos a estos misteriosos personajes, antes que ellos se acerquen a nosotros.

Abro Google News, busco “hacker”. Las noticias me saltan en la cara. Uno ruso, condenado en Atlanta a 27 años de cárcel por delitos informáticos, recibe 14 años adicionales por un robo de identidades de más de $50 millones. En otros casos, un canadiense se declara culpable de hackear unas 3 mil millones de cuentas de Yahoo entre 2013 y 2016 (hasta ahora el mayor robo de datos) y otro ruso es condenado en Nevada por una estafa en línea de $50 millones.

Veo que expertos recomiendan que las votaciones en EEUU vuelvan a ser manuales, dado que las máquinas electorales han sido objeto de intentos de entrada ¡en 21 estados! Hackers rusos, por si preguntan. Homeland Security ha advertido a los estados que a las máquinas pueden introducirse “malware”, software invasor que altera su funcionamiento (y resultados).

(En el buscador de Google, la palabra genera 229 millones de resultados.)

Por eso cuando leemos o escuchamos la palabra “hacker” temblamos, pensamos en delincuentes. Pero no siempre fue así. Normalmente el término, que comenzó a usarse hace unos 50 años, se refería a programadores computacionales que “picaban” y recomponían código para rehacer programas y adaptarlos a sus necesidades. Bill Gates fue un hacker, Steve Jobs también. Ni qué decir de Tim Berners-Lee, creador de la World Wide Web.

Para no entrar en tipificaciones aburridas, digamos que hay tres tipos de hackers: los de Sombrero Negro (aquellos que causan trastornos, roban o sabotean sistemas); Sombrero Blanco (trabajan éticamente con código, a veces para reparar sistemas “jaqueados”) y los de Sombrero Gris (son éticos o antiéticos según el cristal con que se miren). Por ejemplo, Julian Asange de Wikileaks es un criminal para algunos, un héroe para otros.

He conocido y trabajado con muchos hackers de sombrero blanco y gris. He aprendido una cosa o dos con ellos. No corresponden al cliché del nerd disfuncional con acné pero, la verdad, en la mayoría de los casos tampoco son los chicos populares y extrovertidos. Lástima que el concepto ha pasado, por así decirlo, al lado oscuro de la fuerza y llegado a denotar solamente a quienes usan tal pericia para entrar e intervenir sistemas ajenos, para robar datos o causar daños de diversos tipos.

Para simplificar, usaré un calco semántico del término “hacker” y escribiré el verbo como “jaquear”, que el DRAE atribuye a dar jaque mate en ajedrez. Pero ampliaré su significado a la acción del hacker porque, sea lo que sea, suena muy bien y en el mundo hispano de EEUU nos tomamos esas licencias.

No todo hacker es creado igual

De 2016 Hackmagedon reporta 1.061 ataques cibernéticos de gran magnitud. Dominan los cibercrímenes (72%), es decir, robo de datos de usuarios para ser vendidos en el mercado negro, o de credenciales de tarjetas de crédito para sustraer dinero directamente, o robo de identidad al apropiarse de números de seguro social y similares. En septiembre de 2017 rompió el celofán la noticia de que a la empresa Equifax, le había sustraído información de crédito de 143 millones de usuarios.

(Por cierto que en 2017, hacia mayo, muchos quisieron llorar o lloraron con el Wannacry, un ataque mundial a +230 mil computadoras en 150 países, de tipo “ramsonware”, es decir, secuestro. Si el “malware” penetraba el sistema, encriptaba la data y la hacía inusable. Para destrabar este embrollo los hackers solicitaban entre $300 y 600 en Bitcoins. Que se sepa, al menos unos $130 mil fueron pagados.)

Sin duda, la delincuencia informática es el renglón dominante del hacking. En los EE.UU. hay un marco legal que prohíbe el “jaqueo”. La 18 U.S.C. § 1029 tipifica “la creación, distribución y uso de códigos y dispositivos que dan a los piratas informáticos el acceso no autorizado a sistemas.” Pero, a la vez, la ley solo penaliza en caso de que un código se use para defraudar, robar o entrar a un sistema sin autorización. La mera posesión y distribución del código no es imputable.

Siga leyendo en Univision Noticias